Apostolado docente

La Educación es, por sí misma, obra apostólica cuando respeta su finalidad esencial: desarrollar todas las facultades de la persona y hacerla más apta, para que promueva el bien social y oriente la cultura según el espíritu de Jesús.
Las Hermanas dedicadas al Apostolado docente, tienen la misión de participar en el cumplimiento del mandato que Cristo confirió a su Iglesia, de enseñar a todas las gentes. Ayudan a los padres de familia en el cumplimiento de su deber, y se responsabilizan de implicar a los demás miembros de la Comunidad Educativa.
En el apostolado educacional promovemos una formación integral de los alumnos, según las legítimas exigencias actuales y de cuerdo con las leyes y costumbres de cada país. Cultivamos en ellos las cualidades convenientes que ayudan sobremanera al diálogo con los hombres, como son la capacidad para escuchar a los demás y para abrirse, con espíritu de caridad, a las diferentes circunstancias de la convivencia humana.
Impulsamos en nuestros alumnos: una conciencia recta de la misión que tienen en la sociedad influyendo, con su ejemplo, un sentido de responsabilidad y de servicio al bien común, un uso recto de su libertad e iniciativa personal y la solidaridad con todos.
En nuestros ambientes escolares desarrollamos una auténtica evangelización, preparando a los alumnos a participar plenamente en la sociedad, asumiendo con espíritu crítico y sentido cristiano sus compromisos temporales.

NUESTRO ESTILO DE EDUCAR
Las Franciscanas Misioneras de la Inmaculada Concepción somos la entidad titular de nuestros centros educativos y, por tanto, las responsables de expresar y dar continuidad a los principios que definen el tipo de educación en ellos, así como a los criterios de actuación que garantizan la fidelidad de la acción educativa a estos principios. Ejercemos la última responsabilidad de los centros delante de la sociedad, de los poderes públicos y del conjunto de la Comunidad educativa.
En nuestra acción educativa:

  • orientamos a los alumnos en su trabajo formativo escolar, para que descubran sus aptitudes y limitaciones y aprendan a desarrollar todas sus capacidades,
  • adoptamos una metodología didáctica, abierta y flexible,
  • damos la importancia que se merece al trabajo intelectual de los alumnos, a fin de que todos rindan el máximo de sus posibilidades,
  • favorecemos la educación por medio del movimiento y de la expresión corporal, promoviendo la adquisición de habilidades,
  • ponemos los avances tecnológicos al servicio de la educación.