Franciscanas Misioneras FRANCISCANAS MISIONERAS
DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN
Franciscanas Misioneras
INICIO FUNDADORA ESPIRITUALIDAD FRATERNIDADES ACTIVIDADES PASTORAL VOCACIONAL LITURGIA CONTACTAR

HORA SANTA VOCACIONAL

“La Vocación al servicio de la Iglesia Comunión”

SE EXPONE EL SANTISIMO SACRAMENTO

GUIA: Cantamos (Un canto para la entrada que reúna a la asamblea y la motive a la adoración):

GUIA: Jesús nos llama a cada uno personalmente a seguirlo, a estar con Él y anunciarlo con todo el corazón, pero a la vez el Llamado es también en Comunidad, en Iglesia. Por eso hoy rezamos en especial para que el Espíritu nos mueva continuamente a ser una Iglesia cada vez más signo de Comunión entre nosotros y para el mundo. Los haremos acompañados por el mensaje del Santo Padre para la jornada mundial de las vocaciones de este año 2007

GUIA: En primer lugar escuchamos la Palabra que el Señor nos dirige.

LECTOR: Leemos del evangelio según San Lucas (19, 1-10):

“Jesús entró en Jericó y atravesaba la ciudad. Allí vivía un hombre muy rico llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos. El quería ver quién era Jesús, pero no podía a causa de la multitud, porque era de baja estatura. Entonces se adelantó y subió a un sicómoro para poder verlo, porque iba a pasar por allí. Al llegar a ese lugar, Jesús miró hacia arriba y le dijo: "Zaqueo, baja pronto, porque hoy tengo que alojarme en tu casa".
Zaqueo bajó rápidamente y lo recibió con alegría. Al ver esto, todos murmuraban, diciendo: "Se ha ido a alojar en casa de un pecador". Pero Zaqueo dijo resueltamente al Señor: "Señor, voy a dar la mitad de mis bienes a los pobres, y si he perjudicado a alguien, le daré cuatro veces más". Y Jesús le dijo: "Hoy ha llegado la salvación a esta casa, ya que también este hombre es un hijo de Abraham, porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que estaba perdido".”


Palabra de Dios
Breve silencio

LECTOR 1: “Jesús entró en Jericó y atravesaba la ciudad”

LECTOR 2: Jesús pasa por nuestra ciudad, por nuestra vida. Todos los días se nos presenta una nueva oportunidad para descubrir a Jesús, vivo y presente en el mundo. Camina en medio nuestro y sale a nuestro encuentro.

LECTOR 1: “El quería ver quién era Jesús”

LECTOR 2: Todos de alguna u otra forma buscamos ver a Jesús, saber quién es este hombre que transformó la historia humana en historia de salvación. Nos preguntamos quién es Jesús, qué quiere de mí.

LECTOR 1: “Pero no podía a causa de la multitud”

LECTOR 2: Buscamos el sentido de nuestra vida, nuestra identidad más profunda pero muchas veces nos encontramos imposibilitados. Se nos ofrecen infinidad de cosas como si la felicidad pasara por tener y acumular. Todo esto no llena nuestro corazón sino que lo deja vacío, y aumenta nuestro deseo de una verdad que abarque toda nuestra vida.

LECTOR 1: “Se adelantó y subió a un sicómoro para poder verlo”

LECTOR 2: Tenemos que poner los medios para poder ver a Jesús, para estar con él. No dejar pasar la oportunidad que se nos brinda día a día para encontrarnos con él. En la oración, por medio de su palabra, en los más necesitados, en un gesto de amor, Jesús nos habla.

LECTOR 1: “Jesús miró hacia arriba y le dijo: "Zaqueo, baja pronto, porque hoy tengo que alojarme en tu casa".”

LECTOR 2: Jesús conoce nuestro corazón más que nosotros mismos. Sabe que lo necesitamos por eso se hace cercano y entra a nuestra casa, a nuestra vida para transformarla.

LECTOR 1: “Zaqueo bajó rápidamente y lo recibió con alegría”

LECTOR 2: Ante la presencia de Jesús y su llamado, Zaqueo responde con prontitud y se alegra de saberse llamado por él y lo recibe en su casa. Cuando Jesús nos habla arde nuestro corazón y cambia nuestras tristezas en alegrías, nuestra dureza en respuesta espontánea.

LECTOR 1: “Zaqueo dijo resueltamente al Señor: "Señor, voy a dar la mitad de mis bienes a los pobres, y si he perjudicado a alguien, le daré cuatro veces más".”

LECTOR 2: El estar con Jesús no nos deja igual, nos convierte en hombres nuevos capaces de dejarlo todo para seguirlo. Nos da la fuerza y la valentía para dejar aquellas cosas que nos atan, que no nos dejan responder libremente a su llamado. Nos abre a los demás, y nos impulsa a compartir y a dar con generosidad.

LECTOR 1: “Hoy ha llegado la salvación a esta casa”

LECTOR 2: Jesús nos regala la salvación. No quiere que nos perdamos, sino que quiere mostrarnos el camino, la verdad y la vida que es el mismo. Quiere regalarnos su propia vida de resucitado. La vida junto a Dios, que es participar de la comunión de la Trinidad.


GUIA: Cantamos

GUIA: Jesús, antes de entregarse a la pasión, imploró ardientemente al Padre que todos seamos uno para que el mundo crea (Jn 17, 21) La comunión de la Trinidad nos interpela y nos convoca a estrechar vínculos. Por eso, el Papa Benedicto XVI nos ha recordado que hace falta promover una espiritualidad de la comunión, que parte de nuestra comunión con Dios, y que es fuente de nuevas vocaciones.

LECTOR: Pidamos junto a Jesús sacramentado por este Don tan hermoso de la Comunión, que Él mismo nos regala, diciendo:
R: Que seamos constructores de Comunión

ORANTE 1: Desde una auténtica conversión hacia cada hermano y hermana, que nos lleve a pensar más en sus necesidades que en las propias egoístamente.
R: Que seamos constructores de Comunión

ORANTE 2: Viviendo en fraternidad, orando juntos, dialogando con un corazón abierto a lo distinto del otro, y creando maneras creativas en la vida pastoral.
R: Que seamos constructores de Comunión

ORANTE 1: En una espiritualidad de comunión que nos permita valorarnos unos a otros de corazón y apreciar la riqueza de la unidad en la diversidad de vocaciones, carismas y ministerios con las que Dios enriquece a la Iglesia.
R: Que seamos constructores de Comunión

ORANTE 2: En un mundo donde reina la competencia despiadada, que a veces nos contagia, los cristianos sentimos el llamado de Dios a hacer juntos el camino, a buscar las coincidencias y superar los desencuentros para convivir como hermanos y así ser signo para nuestra patria tan necesitada de Unión.
R: Que seamos constructores de Comunión

GUIA: Junto al pedido que te hacemos, Jesús, también necesitamos de tu perdón, con mucha humildad, sabiendo que tu Amor nos mueve a confiarnos en Vos y que así podremos cambiar con tu Gracia. (Acompañamos la oración en silencio)

ORANTE 1: En los momentos, en los que vivimos en el seno de nuestras comunidades una cierta incapacidad para trabajar unidos, que a veces se convierte en una verdadera disgregación.

Breve silencio

ORANTE 2: En las muchas veces que nos ha faltó imaginación y propuestas para el crecimiento comunitario, paralizándonos con tentaciones que promueven el individualismo, la competencia, el desinterés entre las comunidades.

Breve silencio

GUIA: Cantamos

Breve silencio

GUIA: Escuchemos ahora las palabras del Santo Padre en su mensaje para la jornada mundial de oración por las vocaciones.

LECTOR 1: Dios siempre ha escogido a algunas personas para colaborar de manera más directa con Él en la realización de su plan de salvación. En el Nuevo Testamento, Jesús, el Mesías prometido, invitó personalmente a los Apóstoles a estar con él (cf Mc 3, 14) y compartir su misión. En la Última Cena, confiándoles el encargo de perpetuar el memorial de su muerte y resurrección hasta su glorioso retorno al final de los tiempos, dirigió por ellos al Padre esta ardiente invocación: «Les he dado a conocer quién eres, y continuaré dándote a conocer, para que el amor con que me amaste pueda estar también en ellos, y yo mismo esté con ellos» (Jn 17, 26). La misión de la Iglesia se funda por tanto en una íntima y fiel comunión con Dios.

LECTOR 2: Te pedimos, Señor, la fidelidad en el estar junto a vos. Y que así, unidos a Vos, podamos recibir aquella misión que nos quieres encargar con el corazón dispuesto y entregado.

Breve silencio

LECTOR 1: gracias a la obra del Espíritu Santo, todos sus miembros forman «un solo cuerpo y un solo espíritu» en Cristo. Sobre todo cuando se congrega para la Eucaristía ese pueblo, orgánicamente estructurado bajo la guía de sus Pastores, vive el misterio de la comunión con Dios y con los hermanos. Esa intensa comunión favorece el florecimiento de generosas vocaciones para el servicio de la Iglesia: el corazón del creyente, lleno de amor divino, se ve empujado a dedicarse totalmente a la causa del Reino. Para promover vocaciones es por tanto importante una pastoral atenta al misterio de la Iglesia-comunión, porque quien vive en una comunidad eclesial concorde, corresponsable, atenta, aprende ciertamente con más facilidad a discernir la llamada del Señor. El cuidado de las vocaciones, exige por tanto una constante «educación» para escuchar la voz de Dios.

LECTOR 2: Te pedimos, Señor, que todos los miembros de la Iglesia nos dejemos conducir por el Espíritu hacia la unidad. Que seamos realmente comunidad donde cada uno pueda con mayor facilidad escuchar tu llamada. Que esa comunidad sea el germen de numerosas y generosas vocaciones al el servicio de la Iglesia.

Breve silencio

LECTOR 1: La escucha dócil y fiel sólo puede darse en un clima de íntima comunión con Dios. Que se realiza ante todo en la oración. Según el explícito mandato del Señor, hemos de implorar el don de la vocación en primer lugar rezando incansablemente y juntos al «dueño de la mies». La invitación está en plural: «Rogad por tanto al dueño de la mies que envíe obreros a su mies» En esta perspectiva es iluminadora también otra expresión de Jesús: «Si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra para pedir cualquier cosa, la obtendrán de mi Padre celestial» (Mt 18, 19). El buen Pastor nos invita pues a rezar al Padre celestial, a rezar unidos y con insistencia, para que Él envíe vocaciones al servicio de la Iglesia-comunión.

LECTOR 2: Te pedimos, Señor, el don de la oración. Que unidos a Vos perseveremos en la oración pidiendo para que haya más obreros para la mies, con la confianza cierta de que seremos escuchados. Que unidos a Vos perseveremos en la oración para poder escuchar dócil y fielmente tu palabra que nos invita a seguirte.

Breve silencio

LECTOR 1: En el centro de toda comunidad cristiana está la Eucaristía, fuente y culmen de la vida de la Iglesia. Quien se pone al servicio del Evangelio, si vive de la Eucaristía, avanza en el amor a Dios y al prójimo y contribuye así a construir la Iglesia como comunión. Cabe afirmar que «el amor eucarístico» motiva y fundamenta la actividad vocacional de toda la Iglesia. Las vocaciones florecen dentro del pueblo de Dios allí donde hay hombres en los cuales Cristo se vislumbra a través de su Palabra, en los sacramentos y especialmente en la Eucaristía.

LECTOR 2: Te pedimos, Señor, un gran amor a la Eucaristía. Que sea la fuente y el culmen de nuestra vida. Que viviendo de la Eucaristía avancemos en el amor a Vos y al prójimo, y contribuyamos en la construcción de la Iglesia comunión. Que encontrándote en tu Palabra, en los sacramentos y, de un modo especial, en la Eucaristía, podamos descubrir aquella vocación particular a la que nos estás llamando.

Breve silencio

LECTOR 1: La Virgen, que respondió con prontitud a la llamada del Padre diciendo: «Aquí está la esclava del Señor» (Lc 1, 38), interceda para que no falten en el pueblo cristiano servidores de la alegría divina: sacerdotes que, en comunión con sus Obispos, anuncien fielmente el Evangelio y celebren los sacramentos, cuidando al pueblo de Dios, y estén dispuestos a evangelizar a toda la humanidad. Que ella consiga que también en nuestro tiempo aumente el número de las personas consagradas, que vayan contracorriente, viviendo los consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia, y den testimonio profético de Cristo y de su mensaje liberador de salvación. Queridos hermanos y hermanas a los que el Señor llama a vocaciones particulares en la Iglesia, quiero encomendaros de manera especial a María, Que os ayude a decir con la vida: «Aquí estoy, oh Dios, para hacer tu voluntad».

Breve silencio

GUIA: Para concluir este rato de adoración y oración rezamos juntos la oración por las vocaciones:

Jesús,
que sientes compasión al ver la multitud
que está como oveja sin pastor,
suscita en nuestra Iglesia
una nueva primavera de vocaciones.
Te pedimos que envíes
-Sacerdotes según tu corazón
que nos alimenten con el Pan de tu Palabra
y en la mesa de tu Cuerpo y de tu Sangre;
-Consagrados que, por su santidad,
sean testigos de tu Reino;
-Laicos que, en medio del mundo,
den testimonio de Ti con su vida y su palabra.
Buen pastor,
fortalece a los que elegiste;
y ayúdalos a crecer en amor y santidad
para que respondan plenamente a tu llamado.
María, Madre de las vocaciones,
ruega por nosotros.
Amén.

GUIA: Terminamos nuestra adoración al Señor cantando: Alabado sea el Santísimo. (u otro canto apropiado)
 

Franciscanas Misioneras [Curia General]
Plaza Universidad, 2-2 - 08007 Barcelona - España
Telf: 934.543.469 - Fax : 933.236.931
Intracentro